Follow by Email

Compartir

Facebook

martes, 15 de septiembre de 2015

La Mora en ley del seguro

Un tema controvertido cuando existe un accidente de tráfico son los intereses moratorios que pueden generarse por el transcurso del tiempo desde el accidente hasta el indemnización por la reparación de los daños sufridos por el perjudicado.Para que  el asegurador se exima de estos intereses deberá demostrar que ha presentado oferta motivada como se recoge en los artículos 7.2 y 22.1 de esta ley, que se haga dentro del plazo determinado y que se ajusten al contenido del artículo 7.3.



¿Qué es una oferta  motivada?

Cuando los daños causados a las personas que hubiesen de sufrirse por éstas durante más de tres meses o su exacta valoración no pudieran ser determinada a su efecto de la presentación de la oferta motivada a que se refiere el párrafo :
a)El organo jurisdiccional a razón de las circunstancias y los hechos  resolvera sobre la suficiencia o  necesidad de ampliación de la cantidad ofrecida, siempre teniendo en cuenta los dictámenes e informes periciales que precise y dentro de los límites de la indemnización fijados en el anexo de la ley.
El artículo  20 LCS se enlaza con  el apartado c del artículo 9 LRCSCVM" Cuando, con posterioridad a una sentencia absolutoria o a otra resolución judicial que ponga fin, provisional o definitivamente, a un proceso penal y en la que se haya acordado que la suma consignada sea devuelta al asegurador o la consignación realizada en otra forma quede sin efecto, se inicie proceso civil en razón de la indemnización debida por el seguro, será aplicable lo dispuesto en el artículo 20.4 de la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro, salvo que nuevamente se consigne la indemnización dentro de los 10 días siguientes a la notificación al asegurado del inicio del proceso."




miércoles, 9 de septiembre de 2015

TS, Sala Primera, de lo Civil, 326/2015, de 17 de junio

El hecho de que otros propietarios hayan incurrido en ilegalidad no justifica la infracción de la LPH por parte de los comuneros pudiendo acordar la comunidad, en sus respectivas juntas la demolición de la obra en la fachada realizadas sin permiso
"... 3. En este sentido, y en relación al primer motivo planteado, en dicha sentencia se precisa que no cabe estimar una discriminación o desigualdad de trato cuando de las circunstancias fácticas del caso concreto se desprende que las actuaciones emprendidas se sustenten en unas finalidades claramente amparadas en la norma. En efecto, si se atiende a estas circunstancias se observa que no se produce la vulneración del principio de igualdad por las siguientes consideraciones:
a) La acción ejercitada por la comunidad de propietarios viene expresamente amparada por la normativa aplicable.
b) Las obras realizadas carecen de la pertinente autorización sin que pueda alegarse que la junta de propietarios haya autorizado a ejecutar obras iguales o similares a las aquí objeto de la litis.
c) Tampoco se acredita que la junta de propietarios haya renunciado a acciones interpuestas en el sentido examinado.
d) En todo caso, y con los anteriores antecedentes, tampoco resulta contrario al principio de igualdad que la junta, en el ejercicio de su competencia, pueda, en un determinado momento y de cara al presente, variar su postura acerca de las obras meramente consentidas, de acuerdo con la normativa aplicable. ..."

miércoles, 29 de julio de 2015

No existe responsabilidad de la comunidad en la caida cuyas lesiones se reclaman cuando no puede probarse la negligencia o imprudencia por su parte cuando el elemento y zonas comunes están bien conservadas y mantenidas

No existe responsabilidad de la comunidad en la caida cuyas lesiones se reclaman cuando no puede probarse la negligencia o imprudencia por su parte cuando el elemento y zonas comunes están bien conservadas y mantenidas
"... En suma, la razón decisoria de la sentencia de instancia, radica en que no constituyendo la utilización de los elementos comunes de un edificio, en régimen de propiedad horizontal, una actividad de riesgo sino que está incardinada dentro de los riesgos ordinarios de la vida, no cabe hablar de responsabilidad objetiva de la Comunidad de Propietarios demandada, ni de inversión de la carga de la prueba de la culpa, incumbiendo al demandante la carga de probar, no sólo que la caída por él sufrida es imputable, por culpa o negligencia, a la Comunidad demandada por no haber adoptado las medias de conservación y mantenimiento de las escaleras del edificio a que venía obligada, sino también el "cómo" y el "por qué" se produjo la misma, en orden a acreditar el nexo causal entre tal actuar negligente y el resultado lesivo, base de su reclamación.
 Prueba de los hechos, consistente -exclusivamente- en la testifical de la esposa del demandante, que ha sido valorada por el Juzgador de instancia de forma racional e imparcial y de forma tan prolija, que huelga su reiteración, dándose por reproducida la contenida en la resolución apelada, concluyendo, acertadamente, a juicio de este Tribunal, con la falta de prueba de uno de los hechos esenciales para la prosperabilidad de la pretensión deducida, cual es la causa eficiente de la caída del demandante. Quedando, en consecuencia, desvirtuadas las alegaciones impugnatorias del recurrente. ..."
Fuente sepin

martes, 21 de julio de 2015

Los daños sufridos no se deben a una mala actuación de la Comunidad sino de la Comunera al tratarse la terraza de un elemento común y ésta no realizó las reparaciones pertinentes

Hemos de descartar que los problemas de las cuestionadas humedades sean debidos a deficiente mantenimiento, por parte de la Comunidad de Propietarios, de los elementos comunes, pues en todo caso la problemática suscitada con el sumidero lo ha sido por su obturación, deficiente sellado de los encuentros de la impermeabilización en el mismo, lo que ha afectado a la colmatación de las bajantes y la salida del agua; ahora bien, como ya dijo la Audiencia Provincial en el recurso a que hemos hecho referencia, se ha constatado por la prueba pericial practicada en autos, analizada ella en su conjunto y conforme a las reglas de la sana crítica, la terraza presenta un estado de conservación deplorable fundamentalmente en lo referente al solado y así acreditado que los deterioros producidos en la misma, en sus elementos privativos, han sido la causa del daño sufrido por la parte actora en los techos, paramentos y alcanzado también a algún elemento propio del mobiliario, teniendo como causa de ello la falta de cuidados y mantenimiento y las reparaciones precisas, a fin de conservar su utilidad para los fines que le son propios a cargo de su propietario, de conformidad con lo preceptuado en el artículo 9 de la Ley 49/1960 de Propiedad Horizontal , según reforma operada por la Ley 8/1999, y lo que al efecto establecen los artículos 1.907 y 1.910 del Código Civil , lo que lleva consigo la obligación por los propietarios del apartamento NUM001 , causante de las humedades, y demandados-recurrentes de reparar el daño causado y además de realizar las obras precisas a fin de evitar en el futuro que tal evento pueda repetirse, que es lo que reclama la actora de forma insistente dada la calamitosa situación en la que se encuentra su vivienda, pues sabido es que en la problemática suscitada por humedades, todo aquello que no mejora, empeora.


Por consiguiente, dado que es obligación del propietario mantener su piso o local en situación que no cause daños a elementos comunes o a otros copropietarios es obligación de los codemandados, Sres. Carlos Manuel y Miriam , realizar las obras precisas en el solado de la terraza de su inmueble a fin de evitar las humedades en el inmueble inferior, reparaciones que a fin de dotar de la suficiente estanqueidad al inmueble deberá afrontar no solo la sustitución del solado sino la impermeabilización de la terraza, pues las máximas de la experiencia nos dicen que si el solado se asienta sobre una superficie no impermeabilizante no se alcanzarán los fines pretendidos y no se dará cumplimiento al cese de las humedades que, al fin y al cabo, es lo perseguido. Impermeabilización que se llevará a cabo mediante la colocación de materiales que conforme a la "lex artis" eviten las humedades.
Fuente sepin

martes, 23 de junio de 2015

Los pisos vacíos: el TC declara inconstitucional la norma andaluza que permitía la expropiación de viviendas vacías

Daniel Loscertales Fuertes. Abogado y Presidente de SEPIN

Reproducimos, por su interés, el artículo redactado por Daniel Loscertales Fuertes, presidente de la Editorial Jurídica SEPIN, y que fue publicado en el periódico El País a raíz de la Sentencia del Tribunal Constitucional de 14 de mayo de 2015, en relación con el Decreto-Ley 6/2013, de 9 de abril, de Medidas para Asegurar el Cumplimiento de la Función Social de la Vivienda aprobado por el Consejo de Gobierno de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

En dicha Sentencia se declara que la normativa andaluza regula aspectos relativos al derecho de propiedad, lo que está vedado al Decreto-Ley y, por otro lado, que al determinar la expropiación de determinadas viviendas vacías invade competencias que la Constitución atribuye en exclusiva al Estado.

Fuente sepin.

lunes, 15 de junio de 2015

La cláusula del Titulo que permite la realización de obras en la fachada a los propietarios de los locales debe ser interpretada de manera restrictiva \ La obra en la fachada respetó el tamaño de los huecos existentes, limitándose a sustituir los pequeños cristales traslúcidos fijos que cubrían cada uno de ellos,se aprecia un cierto cambio estético

La cláusula del Titulo que permite la realización de obras en la fachada a los propietarios de los locales debe ser interpretada de manera restrictiva
"... Comparte esta Sala dicha interpretación. Así lo avala, en primer lugar, su literalidad, al referirse únicamente a la fachada "exterior". Si bien esa cualidad ha de entenderse inherente a todas las fachadas, que por definición deben ser exteriores, la utilización de esta expresión sólo tiene sentido contraponiéndola a "fachada interior", entendiendo por tal la acepción usual de la que linda con un patio interior, como sucede con la litigiosa.
Si la interpretación gramatical del art. 1281 C.C . conduce a la misma conclusión que la recurrida, la finalista o intencional del segundo apartado de ese precepto y las reglas objetivas de interpretación de los arts. 1283, 1284, 1285 y 1286, también llevan al mismo resultado. La autorización que se contiene en numerosos estatutos comunitarios a los propietarios de los locales comerciales para realizar obras en las fachadas responde a la necesidad de que éstos puedan adaptarlas a su giro comercial, facilitando a los potenciales clientes que puedan conocer su existencia al tiempo que publicitan y hacen atractiva su actividad, mostrando sus productos y posibilitando el acceso a sus instalaciones. Tales fines, que claramente inciden en la fachada principal de un establecimiento abierto al público, no concurren en una fachada que, por lindar con un patio interior, queda totalmente oculta a esos potenciales clientes.
Y, en fin, no puede olvidarse que esa cláusula constituye una excepción al régimen general de prohibición de obras en los elementos comunes del inmueble, que establece el art. 7 de la Ley de Propiedad Horizontal . Y, como excepción a la norma general, ha de merecer una interpretación restrictiva y cautelosa, y no extensiva como propugna la recurrente. Las dudas que plantea su texto han de resolverse en consonancia con el régimen ordinario establecido en dicha normativa. ...
"
La obra en la fachada respetó el tamaño de los huecos existentes, limitándose a sustituir los pequeños cristales traslúcidos fijos que cubrían cada uno de ellos,se aprecia un cierto cambio estético, pero totalmente inocuo
"... Mayores dudas aún plantea si la obra realizada afecta o no a la configuración o estado exterior del inmueble. Ya se ha dicho que la obra respetó el tamaño de los huecos existentes, limitándose a sustituir los pequeños cristales traslúcidos fijos que cubrían cada uno de ellos , por grandes ventanales practicables. En este punto ha de tenerse en cuenta que se está ante una fachada posterior de un edificio, donde no cabe exigir el mismo rigor en el respeto a la puridad estética y armonía arquitectónica que en las fachadas que dan a la vía pública, más aún cuando se trata de un tramo de fachada de planta baja correspondiente a un local comercial, que no forma una unidad con el resto de esa misma fachada, pues sobre la pared donde están las ventanas existe una amplia terraza que la separa de la misma, tal y como puede comprobarse en las fotografías obrantes en autos.
Es cierto que se aprecia un cierto cambio estético, pero totalmente inocuo dadas las circunstancias expuestas, que le privan de la entidad suficiente como para estimar que se da esa alteración denunciada. Otra cosa es que se hayan ahora convertido en ventanas practicables (en autos obra un acuerdo del Ayuntamiento de Oviedo en el sentido de requerir a la demandada para que las haga no practicables -f.94 y 95-), lo que sí implica ese cambio del estado exterior que prohíbe el citado art. 7 L.P.H . De ahí que la demanda deba acogerse sólo en este punto, limitando la condena de la demandada a realizar las labores oportunas para que las ventanas litigiosas pasen a ser fijas o no practicables con carácter definitivo. De hecho, la principal razón que motivó la interposición de la demanda es, según se dice, que al abrir las ventanas se desprenden de ellas olores, gases y vapores derivados de la actividad que realiza la demandada. Basta, pues, con ordenar su cierre sin necesidad de acordar la reposición al estado anterior en que se encontraban, claramente antieconómico para lograr la finalidad perseguida. ..."
Fuente:Sepin

sábado, 13 de junio de 2015

Competencia impone una multa de 60.000 € al Colegio de Administradores de Fincas

El Servicio de la Competencia ha fallado a favor del abogado murciano Francisco Garzón y ha impuesto una multa de 60.000 euros al Colegio de Administradores de Fincas (Coafmu), al considerar que la imposición de honorarios mínimos afecta a la libre competencia.
 
Asimismo, según informa el propio Francisco Garzón, titular de la empresa de administración de fincas Garpe, en Cartagena, el Colegio se verá obligado a publicar en su página web la Resolución del procedimiento sancionador, difundiéndolo por circulares a sus colegiados, y a realizar una campaña publicitaria en los periódicos locales para informar a los propietarios de las comunidades de vecinos de sus derechos.


La denuncia de Garzón contra el Colegio se inició cuando “comenzaron una persecución implacable contra mi persona”, después de que este abogado y administrador de fincas presentara una oferta de sus servicios con un descuento del 30% en los honorarios. En la oferta también se aseguraba que Garpe no cobraría comisiones de los proveedores que trabajan en las comunidades de propietarios, el conocido como ‘cazo’.

Según Garzón, “con la resolución de Competencia han quedado claras dos cuestiones: primero la ilicitud de la conducta del Colegio Oficial, en el sentido de haber manifestado pública y falsamente que no existe calidad en los servicios prestados por aquellos administradores con honorarios más económicos para los propietarios; y segundo, la falta de credibilidad y garantía de un colegio profesional que tras la ley Ómnibus del año 2009, no ha procedido a aplicarla, eliminando los honorarios mínimos y permitiendo así a los administradores de fincas fijar libremente sus honorarios, sin ningún tipo de coacción”

Fuente http://murciaeconomia.com/not/35735/competencia-impone-una-multa-de-60-000-euro-al-colegio-de-administradores-de-fincas/

lunes, 8 de junio de 2015

Aunque no se ha solicitado autorización comunitaria, son válidas las obras que se han realizado en el forjado, pues no han afectado a la parte esencial del mismo habiéndose, se ha mejorado el sistema constructivo \ Se considera que existe consentimiento tácito al haberse tratado el tema de las obras en Junta y no haber hecho nada al respecto

Aunque no se ha solicitado autorización comunitaria, son válidas las obras que se han realizado en el forjado, pues no han afectado a la parte esencial del mismo habiéndose, se ha mejorado el sistema constructivo
"... La Audiencia llega a la conclusión de que no hay alteración, en cuanto el sistema constructivo del forjado original carecía de la portabilidad necesaria y es sustituido, a costa del demandado, para mejorarlo ostensiblemente. Es más, la estructura portante la constituían las vigas y no el entramado existente entre ellas, que ha sido el objeto de mejora, por lo que sin perjuicio de la naturaleza de elemento común del forjado, las obras han afectado a la parte no esencial del mismo, y por ello se concluye tras el análisis de la prueba que no ha concurrido alteración, hecho probado que no puede discutirse en casación, dado que el recurso de su mismo nombre solo pretende corregir la desviación en la aplicación de las normas jurídicas.
Por tanto, no habiendo alteración de un elemento común, no se precisaba de la unanimidad para la adopción del acuerdo, aunque sí una autorización de la mayoría por lo que este motivo ha de ser rechazado. ..."
Se considera que existe consentimiento tácito al haberse tratado el tema de las obras en Junta y no haber hecho nada al respecto
"... Alega el recurrente que el consentimiento no equivale al mero conocimiento.
Esta Sala ha de declarar que, como hemos dicho en anterior fundamento jurídico, no se precisaba de la unanimidad, al no quedar "alterados" los elementos comunes.
En cuanto a la cuestión de si la obra estaba aceptada o no por mayoría, en la sentencia recurrida se declara que se consintió implícitamente por la comunidad la ejecución de tales obras de reparación y consolidación del forjado.
La aceptación de las obras se deduce de que la comunidad se constituyó en Junta General Extraordinaria, en la que tanto actor como demandado expusieron sus razones, acordándose que serían examinadas por el Presidente y por el Administrador, lo que llevaron a efecto, sin que posteriormente hubiese más reuniones de la Junta, sobre tal extremo.
Esta Sala ha declarado que:
En esta sede se ha manifestado como posible que el consentimiento prestado por la comunidad pueda ser tácito; en concreto, con valor de doctrina jurisprudencial, se ha declarado que ha de estarse a los hechos concretos para decidir si el silencio puede ser apreciado como consentimiento tácito o manifestación de una determinada voluntad; de este modo, para poder establecer si en un determinado supuesto se ha producido un silencio por parte de la comunidad de propietarios capaz de ser interpretado como un consentimiento tácito, deberán valorarse las relaciones preexistentes entre las partes, la conducta o comportamiento de éstas y las circunstancias que preceden y acompañan al silencio susceptible de ser interpretado como asentimiento ( SSTS de 26 de noviembre de 2010 [RC nº 2401/2005 ] y 16 de julio de 2009 [RC nº 1007/2005 ], aparte de otras) . ( STS, Civil del 05 de Julio del 2011. Recurso: 1434/2008 ).
La conclusión a que se llega en la sentencia recurrida tiene sustento fáctico y jurídico, prudentemente valorados, dado que las obras no fueron clandestinas sino explícitas, efectuándose una convocatoria de Junta General Extraordinaria, en la que los comuneros delegaron en el Presidente y el Administrador para el examen de las mismas, tras el cual no consta objeción alguna por parte de los representantes de la Comunidad quienes dieron su conformidad, ni solicitud de nueva convocatoria por el ahora demandante, instando la proscripción de las obras, por lo que debe desestimarse el recurso. ..."

lunes, 25 de mayo de 2015

Que en la comunidad de propietarios haya una subcomunidad de garajes no permite hablar de la existencia de dos comunidades independientes al existir un único titulo constitutivo con unos solos estatutos

Que en la comunidad de propietarios haya una subcomunidad de garajes no permite hablar de la existencia de dos comunidades independientes al existir un único titulo constitutivo con unos solos estatutos
"... Se hace necesario comenzar por lo que el recurso discute en cuanto a si existen dos comunidades: y lo cierto es que solamente existe un título constitutivo y lo que se constituye en él es (documento nº 7 de la demanda) la propiedad horizontal del edificio situado en el número NUM000 de la calle DIRECCION000 , de manera tal que tiene razón la sentencia cuando sostiene la imposibilidad de que existan dos comunidades independientes y distintas. Pero es que además tal afirmación jurídicamente fundada, puede asentarse incluso en una resolución del mismo Juzgado dictada en el verbal nº 377/2.011 en el que los litigantes eran la Comunidad de Propietarios de la calle DIRECCION000 nº NUM000 y la Subcomunidad de Cocheras de DIRECCION000 nº NUM000 , así denominada, aplicándose también en ese procedimiento los estatutos únicos que rigen ambas. La existencia de una subcomunidad perteneciente al mismo edificio no supone que estén presentes dos comunidades distintas e independientes, sino que la Comunidad es única, formando parte de ella una Subcomunidad de Garajes, situación común a tantos edificios y Comunidades de Propiedad existentes no solo en el Principado de Asturias sino en toda España. Ahora bien, lo que permite el título constitutivo es considerar la existencia de una subcomunidad al establecer en sus artículos primero a cuarto (folios 45 vuelto y 46) un régimen diferenciado para los locales descritos bajo los números Uno y Dos, siendo una realidad su funcionamiento en tal forma, es decir como una Subcomunidad, a la que le son aplicables los mismos estatutos y, en concreto, el artículo 4º que exonera a los titulares de las plazas de garaje de participar en gastos ocasionados por portales, cajas de escalera y ascensores. ..."



Fuente :Sepin

jueves, 21 de mayo de 2015

La falta de firma del presidente y secretario son defectos del actas que no producen la nulidad de la Junta y de los acuerdos que contienen y se subsanan cuando en la siguiente junta, se ratifica lo acordado en ésta

La falta de firma del presidente y secretario son defectos del actas que no producen la nulidad de la Junta y de los acuerdos que contienen y se subsanan cuando en la siguiente junta, se ratifica lo acordado en ésta
"... Sobre la nulidad de un defecto formal, tales como la falta de las firmas de presidente y secretario de la comunidad, puede ser defectos, pero no producen la nulidad de la Junta y de los acuerdos que contienen, y se subsanan cuando en una siguiente junta, se ratifica lo acordado en ésta. Es decir, por falta de la diligencia de aquéllas, no cabe anular la Junta y los acuerdos. No cabe que meros formalismos lleven consigo nulidades que perjudiquen a toda la comunidad.

2.- La jurisprudencia reciente ha seguido este criterio, como en general actualmente ha prescindido de los excesos del formalismo que puede perjudicar intereses que en este caso serían los de las voluntades correctamente expresadas y votadas por los copropietarios, que son ajenos a la diligencia de la firma por parte de su presidente o secretario. Es de advertir que en la demanda, ni tampoco en este recurso, se discute la voluntad colectiva plasmada en el acuerdo tomado sobre el ascensor, ratificada en juntas posteriores.
Tanto más cuanto en este momento el acta ya está firmada, lo que se corresponde con la realidad social, que es cotidiano el hecho de firmarse con posterioridad e incluso en la junta siguiente. Y tanto más también cuanto no consta protesta e impugnación de los acuerdos tomados en la misma. ..."

Fuente:www.sepin.es

miércoles, 29 de abril de 2015

Ejemplos precedentes en comunidad de propietarios

AP Málaga, Sec. 5.ª, 661/2013, de 30 de diciembre




EXTRACTOS
Los demandados no están obligados a retirar el toldo instalado en su local no solo por existir ejemplos precedentes consentidos por la Comunidad sino porque el mismo no afecta ni a la estética, ni a la estructura ni a la seguridad del edificio
"... Habida cuenta de la actuación generalizada de los comuneros sobre esta materia en el sentido de ver como normal la colocación de pérgolas, toldos, perfiles acristalados o aparatos de aire acondicionado, corresponde acudir a la realidad social impuesta en el artículo 3º.1 del Código Civil ; realidad que, no significando que el propietario pueda en elementos comunes del inmueble, como son las fachadas o los patios interiores, realizar obras que afecten a éstos o que perjudiquen o molesten a otros propietarios, en los que la prohibición es manifiesta, sí permite que puedan servir, mediante sencillas operaciones, como el anclaje de elementos fácilmente desmontables, al propietario para el mejor uso de sus elementos privativos, como es el caso de las terrazas. Y el segundo argumento expresado por el Juzgado para rechazar la pretensión de la demandante, ahora apelante, es también correcto: según también reiterada y extensa jurisprudencia, para que la Comunidad o alguno de los comuneros pueda ejercitar el "ius prohibendi" que le confiere el artículo 7º de la Ley de Propiedad Horizontal es preciso que la pretensión no sea discriminatoria respecto de otros copropietarios ..."
"... En los términos que refieren los artículos 7 º y 9º de la Ley de Propiedad Horizontal no es preciso el consentimiento unánime de la Comunidad, ni es necesario obtener licencia o permiso de la misma, cuando la afección a dicho elemento es poco intensa y no afecta a la estética del edificio, ni a su estructura ni a su seguridad, sobre todo si, como ocurre en el caso presente, la propia Comunidad ha consentido tradicionalmente actos similares al ahora cuestionado, y no hay afección tampoco al resto de los vecinos ni al destino del elemento común. Y es que, no cabe entender que el toldo litigioso, que solo se ancla a la fachada y protege a los clientes en la zona exterior del bar, impida a la demandante o a los demás comuneros el uso del elemento común o afecte al destino de la fachada. ..."


jueves, 19 de febrero de 2015

Es válida la negativa a instalar salida de humos por elementos comunes, aunque fuese consentida al anterior propietario mediante autorización individual no acuerdo comunitario

TS, Sala Primera, de lo Civil, 304/2014, de 29 de mayo
Recurso 567/2012. Ponente: XAVIER OCALLAGHAN MUÑOZ.
EXTRACTOS

Es válida la negativa a instalar salida de humos por elementos comunes, aunque fuese consentida al anterior propietario mediante autorización individual no acuerdo comunitario 

"... A lo largo del desarrollo del motivo se hace referencia a un "acuerdo" de 1986 con un propietario anterior, que no es un acuerdo sino una autorización detallada, que se incorporó al reglamento de régimen interior, que no se inscribió en el Registro de la Propiedad. Haciendo abstracción de si se podía inscribir -más que discutible- no se ha pretendido imponerlo al actual propietario, recurrente. Simplemente, conforme a aquel acuerdo de la junta, se le ha denegado la autorización de la instalación y uso de la salida de humos, lo cual no se discute en el motivo. Este se basa en que no le afectan actos no inscritos, lo cual es intrascendente, lo que sí es trascendente es la falta de autorización actual. Por lo cual también se desestima este motivo. ..."

lunes, 16 de febrero de 2015

El Presidente de la Comunidad de Propietarios está legitimado para pedir la reparación de los defectos constructivos del edificio, tanto en los elementos comunes como en los privativos, sin que sea necesario una autorización expresa

TS, Sala Primera, de lo Civil, 756/2014, de 7 de enero de 2015
Recurso 3084/2012. Ponente: SEBASTIAN SASTRE PAPIOL.
EXTRACTOS

El Presidente de la Comunidad de Propietarios está legitimado para pedir la reparación de los defectos constructivos del edificio, tanto en los elementos comunes como en los privativos, sin que sea necesario una autorización expresa 
"... El tenor literal del acuerdo autorizativo adoptado por la comunidad de propietarios es amplio, fue adoptado por unanimidad, y no hay la más mínima oposición de los asistentes, propietarios, para que el presidente "pueda dar solución" , judicial o extrajudicialmente, "a los diversos problemas de defectos y vicios constructivos que hay en el edificio comunitario" . Por tanto, por edificio comunitario hay que entender no sólo los elementos comunes, sino el conjunto integrado por todos los elementos que lo conforman -los departamentos o pisos privativos-, pues, sin ellos, no sería posible configurar el inmueble como resultado final de un edificio comunitario.

Por consiguiente, el presidente de la comunidad estaba legitimado para reclamar los defectos constructivos que afectaban a los departamentos o pisos privativos. ..."

Fuente:Sepin.

martes, 10 de febrero de 2015

Es nulo es acuerdo por el que se obliga a pagar los gastos de sustitución del ascensor, cuando existe cláusula estatutaria que establece la exoneración general de este servicio común

TS, Sala Primera, de lo Civil, 38/2014, de 10 de febrero
Recurso 2336/2011. Ponente: JOSE ANTONIO SEIJAS QUINTANA.

"... Las cláusulas son del tenor literal siguiente: 4ª "queda reservado expresamente al señor Jose Antonio , el derecho para poder abrir puestas al portal y escaleras del inmueble de todos o de cualquiera de los locales que se vayan segregando tanto de la planta baja como del entresuelo comercial y aunque estos locales se les señale la cuota correspondiente, tomada de la planta de que proceden, no contribuirán a los gastos particulares del ascensor, escalera y portal, en tanto en cuanto no se abran dichas puertas de comunicación". 6ª "los gastos de conservación y reparación de los ascensores y así como los de conservación, reparación y alumbrado del portal y escaleras serán sufragados por los propietarios de las viviendas e incluso las dependencias del entresuelo comercial con puerta de acceso a la escalera, no contribuyendo a los mismos por no usar de tales elementos, con excepción de los gastos del portal si abren puerta a él, los locales de la planta baja comercial". ..."


"... La aplicación de la jurisprudencia citada exige la estimación del recurso. El alcance de la exención relativa a obras de adaptación o sustitución de los ascensores no resulta comparable a aquellos supuestos en que la instalación del ascensor se realiza por primera vez. En estos últimos supuestos, se trata de garantizar la accesibilidad y la mejora general del inmueble, por lo que la conclusión que ahora se alcanza, no se opone a lo dispuesto en otras decisiones adoptadas por esta Sala (STS de 20 de octubre de 2010, RC núm. 2218/2006 , entre otras) en la que se establece que las cláusulas que eximen del deber de contribuir a «gastos de conservación, limpieza, alumbrado de portales y escaleras» a los propietarios de locales que no tienen acceso por dichos portales, deben entenderse en el sentido de que no les libera del deber de contribuir a sufragar los gastos de instalación de los mismos, en aquellos casos en los que es necesaria para la adecuada habitabilidad del inmueble, puesto que en el caso que nos ocupa se trata de la sustitución o cambio de un ascensor ya existente y no de su instalación originaria. En definitiva, el acuerdo por el que se decidió que el demandante-recurrente pagara la parte correspondiente del ascensor en la realización de las obras de sustitución del ascensor, pese a la exención contenida en los estatutos de la comunidad en relación a estos gastos a favor del titular de los locales de su propiedad, es nulo. ..."